Saltar al contenido
La casita del horror

La leyenda de Don Porfirio y la carroza

Hace mucho tiempo, más específicamente durante el año 1940, justo donde está la secundaria No.1, se encontraba la Ciénega de flores. Un área pantanosa ideal para cultivar las plantas más bellas y hermosas jamás vistas. Junto a él estaba un rancho muy amplio que era cuidado por Don Porfirio.

Fue justamente este hombre quien miro una carroza negra de la que descendió una mujer muy hermosa, ayudada de su cochero para tomar algunas flores que nacían del lugar, pero cuando prestó más atención observo que ella, al lado de su acompañante caminaban suavemente sobre una especie de neblina que los acompañaba.

Don Porfirio se asustó tanto con el acontecimiento que ni siquiera les pudo cobrar por su mercancía, y solo pudo narrar a los dueños lo que miro. Ellos no le creyeron y en cambio pensaron que había bebido demasiado una noche anterior.

Don Porfirio y la carroza
Don Porfirio y la carroza

Este acontecimiento pudo haber pasado sin mayor complicación, pero cuál sería su sorpresa cuando la carroza apareció una segunda vez con la dama conduciendo a sus dos corceles negros aterrándolo una vez más.

Ante la poca credibilidad que le mostraron sus patrones, el hombre trató de dar aviso a las autoridades que ordenaron se cuidara todo alrededor, aunque nada pudieron hacer por que la extraña mujer no volvió a aparecer por muchos días. 

Tiempo después, la dama apareció junto a su carruaje, sus corceles y su cochero siendo avistada por más de 20 personas que finalmente dieron fe de lo que Don Porfirio había estado diciendo durante mucho tiempo. Cuando todas las personas contaron lo que ocurrió, sus relatos coincidieron.

error: ¡¡El contenido está protegido !!